CAPECO y entidades del estado analizaron los beneficios de contratos Fidic y junta de resolución de conflictos

CAPECO y entidades del estado analizaron los beneficios de contratos Fidic y junta de resolución de conflictos

10:00 09 agosto in Noticias

En el marco de una reunión empresarial de trabajo que fue organizado por la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) y el Centro de Arbitraje y Conciliación de la Construcción, se analizó los llamados contratos FIDIC (International Federation of Consulting Engineers) por sus siglas en inglés y las Juntas de Resolución de Conflictos (Dispute Boards).

El evento contó con la presencia de la presidenta del Organismo de Supervisión de las Contrataciones del Estado (OSCE), Magali Rojas; así como de representantes del OSCE, Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Contraloría General de la República, Provías Nacional, además de empresarios del sector construcción.

La reunión empresarial congreso además a expertos internacionales de Chile, Colombia y México. Durante su intervención el segundo presidente de Capeco, ing. Adolfo Gálvez, señaló que los Contratos FIDIC y Dispute Boards es un mecanismo seguro para las inversiones internacionales y su presencia es cada vez más habitual en Latinoamérica por lo que es necesario conocerlos, enfatizó.

Según se recordó los contratos fueron inventados por ingenieros franceses en la posguerra, habiéndose convertido en un modelo estándar para la construcción en los mercados internacionales.

A su turno Magali Rojas, presidenta del Organismo de Supervisión de las Contrataciones del Estado (OSCE), destacó los beneficios de los contratos FIDIC como instrumento de solución de controversias que evita la aparición de conflictos o al menos los disminuye. “Con organismos internacionales hemos tratado de levantar toda la información sobre estas regulaciones para identificar las ventajas, la necesidad y las particularidades que tienen estas regulaciones en el mundo”.

La experta chilena Marcela Radovic detalló “en el Perú se aplican los contratos FIDIC debido a que financia, por ejemplo, la construcción de carreteras con préstamos de bancos de desarrollo, a diferencia de Chile. Los contratos FIDIC se actualizan cada año con las mejores prácticas empresariales del mundo en ingeniería y construcción, y son contratos que si son bien llevados y no son desnaturalizados, generan confianza entre el contratante y el contratado, pues se negocia con un piso de confianza mayor y crea con el tiempo un mercado de relaciones de largo plazo”.

Agregó que no todos los proyectos de construcción son iguales, por ello este tipo de contratos son flexibles y existen muchos libros para cada tipo de obra y funcionan como un traje a la medida, siempre y cuando, advierte la especialista chilena, no pierdan la estructura madre. Resaltó a su vez que la más péquela modificación en un contrato FIDIC debe ser estudiada a profundidad pues necesariamente tendrá un impacto.

A su vez el experto mexicano Roberto Hernández, señaló que el contrato FIDIC no ha sido elaborado por abogados sino por ingenieros. “Este tipo de contrato proviene de la industria y sabemos que la industria no vive de los arbitrajes, ya que las empresas quieren hacer obras y no dedicarse a solucionar conflictos”, aclaró.
“Este modelo internacional tiene un gran valor porque reduce riesgos y genera un equilibrio contractual”. No obstante advirtió que cuando el contrato se modifica mucho, se pierde el respeto al modelo estándar, el sistema se rompe y trae problemas”.

Durante la clausura del evento, el Lic. Elías Plaza, presidente del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Construcción, resaltó la presencia de la presidenta del OSCE, así como de funcionarios del Ministerio de Economía, Contraloría General de la República, Provías Nacional, así como de la PUCP y del empresariado, siendo la primera que se logra reunir un nutrido y variado grupo, cuyas intervenciones han enriquecido el evento.

Finalmente anunció la realización del Simposio Latinoamericano de Arbitraje en la Industria de la Construcción, que se desarrollará del 29 de setiembre al 1 de octubre en Ensenada, Baja California, México.

Fuente: Constructivo